EXPERIMENTARE EL PODER DE DIOS EN MI VIDA

  • A Dios le agrada usar a los débiles.
  • Deberé reconocer mis debilidades y alegrarme.
  • Seré sincero conmigo mismo acerca de mis debilidades.
  • Compartiré a las personas la manera en que la gracia de Dios actua en mi debilidad.
  • Seré humilde, no quiere decir negar mi fuerza o ponerme por debajo de otro, ser humilde es ser honesto y formal.
  • Le expresaré a Dios cuán débil soy y dejaré que él actúe en mí.
  • El poder de Cristo dentro de será mayor que el poder del mal que me abarque. 2 Pedro 3:17
  • No habrá nadie más fuerte que el que dependa de Dios. 2 Cr. 14:11
  • Pensaré menos en el poder que tienen las cosas sobre mí y pensaré más en el poder de Cristo en mí. Fil. 4:13.