MI CRECIMIENTO

EMPEZAR A CRECER

d.23


  • Dios quiere que crezca. Así que deberé desear crecer.
  • Me decidiré en ser un discípulo.
  • Los compromisos servirán para mi desarrollo.
  • Deberé abandonar rutinas viejas y desarrollar hábitos nuevos.
  • El Espíritu de Dios trabaja con migo ; no sólo en mí.
  • Para cambiar mi vida deberé cambiar mi manera de pensar, este es el primer paso.
  • Desarrollaré en mí la mente de Cristo.
  • Debo pensar más en los demás en lugar de uno mismo.
  • Evaluaré las áreas donde pienso en mí y comenzaré a pensar en la manera de Dios.
  • No proveeré para los deseos de la carne.
  • Dejaré que mi vieja naturaleza pase hambre y alimentaré a la nueva. Rom. 7:18
  • Si mantengo la mirada en Cristo, pronto perderé de vista mis temores. Pr. 3:21,23


LA MADUREZ LA OBTENDRÉ GRADUALMENTE

d.28

1) Mientras yo me preocupe en qué tan rápido creceré, Dios se interesa en qué tan fuerte crezca.
2) La semejanza a Cristo es mi destino final, pero el viaje durará toda una vida.
3) Necesitamos repetidas exposiciones de las lecciones para prender.
4) Tengo mucho que desaprender.
5) No podré crecer sin una actitud humilde y con buena disposición por aprender.
6) No habrá crecimientos sin cambio, no habrá cambio sin temor o pérdida, y no habrá pérdida sin dolor.
7) Desarrollar hábito me llevará tiempo, no existen hábitos instantáneos, la repetición es la madre del carácter y la habilidad.
9) Creeré que Dios trabaja en mi vida aun cuando no lo sienta.
10) Tendré un cuaderno o diario para anotar las lecciones aprendidas.
11) Seré paciente con Dios y conmigo mismo, no me desanimaré.
12) Conoceré la voluntad de Dios para mi vida. Ef. 13-16; Col. 1 : 9-10