¿Porqué estoy desanimado?

Desanimado: Es cuando la persona no quiere seguir reuniéndose en la iglesia, ni asistiendo al grupo o ministerio.

Esta persona empieza a involucrarse en actividades seculares que demandan de su tiempo. Estas actividades pueden ser deportes, club social, culturales, estudio, etc que no son malas en sí pero que lo apartan de la vida cristiana.

La persona desanimada está en el proceso de dejar de leer la Biblia, de tener comunión con los hermanos y se empieza a llevar con personas incrédulas, compañeros, conocidos, u otros.

El desanimado deja de luchar contra el pecado y se va acomodando a vivir con el pecado. No quiere seguir creciendo en carácter, no está interesado en cambiar y seguir mejorando en su vida personal y familiar.

Ha perdido la visión de vivir para ganar a otros para Cristo, no tiene la actitud de discipular, en otras palabras, ha perdido la perspectiva de la vida.

el desanimado no necesariamente es un estado conciente, este estado puede pasar desapercibido y es sutilmente destructivo.

¿porqué estamos desanimados?

  • por dejar de ver a Dios. 1 samuel 27:1
  • por no ver mis deseos cumplidos. proverbios 13:12
  • problemas de la vida. 1 corintios 10:13
  • Cansancio físico. ! Reyes 19: 1-4
  • Practicar el pecado. santiago 1: 12-15
  • obra de satanás. 1 Pedro 5:8
  • Envidiar la properidad ajena. Salmos 73: 2-3

¿Cómo quitarse el desanimo?

Hay que vivir la vida en comunión con los hermanos. Eclesiastés 4: 9-10, 12. Los llaneros solitarios no sobreviven, se mueren. Buscar a alguien maduro en la fe y pedirle consejo.

Hay que entender que tenemos que pelear la buena batalla de la fe. Salmos 69: 32b, 2 Timoteo 4: 7-8. Sólo tenemos que creer que Dios lo tiene todo bajo control, él es bueno y todas las cosas ocurren para bien.

Hay que confesar y apartarse del pecado. Salmos 38: 4, 17-18.

hay que retirarse a orar a un lugar apartado de vez en cuando para fortalecer nuestro ser física, emocional y espiritualmente. 1 reyes 10: 5-8

Hay que ayudar a otros en lo que necesiten. No seamos egoístas. Marcos 10: 45.

Animémonos unos a otros

Lucas 22: 31-32

Si tu amigo está desanimado no lo abandones, mas bien exhórtalo y anímalo a la luz de los principios y ora por él.