Según Nuestra Manera de Pensar Así Somos

segun nuestra manera de pensar así somos


Proverbios 23:7 (RVR 1960)dice: "Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él. "


En lo que pensamos los seres humanos

Los seres humanos tendemos a pensar en cosas vanas. Tampoco es extraño decir que tenemos pensamientos perversos, llenos de maldad y otras maneras de pensar realmente muy oscuras.
Algo muy humano es pensar en el bienestar de nuestros seres queridos y también pensamos mucho en nosotros mismos procurando satisfacer las necesidad deseadas, no hay nada de malo en en esto, el problema es que nos olvidamos de cosas más importantes que esa, por ejemplo: pensar en lo eterno.
Pero en realidad estamos muy involucrados en estos pensamientos que son cosas superficiales, que no tienen un sentido de la eternidad. (Hechos 4: 25).

Los seres humanos debemos de evolucionar nuestros pensamientos

Evolucionar nuestros pensamientos es madurar. Todos recordamos que cuando eramos niños teníamos una manera de pensar muy limitada con respecto a la realidad. Por ejemplo yo pensaba que la lechuza, animal perecido al buho tendría que tener un aspecto como el de una botella de leche. Obviamente cuando crecí y leí algunos libros y enciclopedias me di cuenta de que no eran así. (1 Corintios 13: 11; 1 Corintios 14: 20)
Ser seres humanos y no crecer es una contradicción biológica, Ser cristianos y no evolucionar nuestros pensamientos es una contradicción espiritual.

Hay que pensar en cosas buenas

No podemos evolucionar nuestros pensamientos si no sabemos en qué pensar. La Biblia claramente nos dice en qué debemos pensar si no lo sabemos: Filipenses 4: 8 .
El mayor porcentaje de nuestros pensamientos debe ser pensar en Dios y en todo lo que le agrada.

Hay que pasar cada pensamiento por el filtro de la Palabra de Dios

La Biblia ya predice lo que se encuentra en nuestros corazones. La Biblia tiene el poder de introducirse en lo más profundo de nuestra alma. La Biblia es fácilmente asimilada por nuestros emociones porque tiene vida. Lo que está en la Palabra de Dios aplasta fuertemente cualquier pensamiento contradictorio hecho por humanos. (Hebreos 4: 12)

Ya sabemos en lo que tenemos que pensar acerca de Dios y de nosotros mismos. Los pensamientos de Dios afortunadamente son más altos que los nuestros, así como el cielo que está inalcanzable para nosotros, la maravillosa voluntad de Dios es que lo conozcamos.