Sin la Presencia de Dios no somos nada

“Y Moisés respondió: Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí. ¿Y en qué se conocerá aquí que he hallado gracia en tus ojos, yo y tu pueblo, sino en que tú andes con nosotros, y que yo y tu pueblo seamos apartados de todos los pueblos que están sobre la faz de la tierra?”   Éxodo 33:15-16 (RV1960)


Definición de la Presencia de Dios en tu vida:

Es mantener conversación continua con Dios.
Es convertir tu tiempo en tiempo para Dios y estar consciente de que lo invitas a tu vida.
Es cuando la puede sentir mejor cuando te humillas a Dios. 2 cr. 7:14
Es buscar a Dios de manera que Él tenga el control absoluto de mi vida. Ezequiel 47:1-5, 9, 12. Ap. 3:20
Es Nunca buscar la bendición sino al bendecidor.
Es saber que cuando buscas a Dios lo encontrarás y El hará cosas por ti que no hará por nadie más.
Es saber que no estamos solos. Sal 56:3
Es la motivación más grande de nuestras vidas.
Es el criterio de lo que dice la Biblia. 1 Jn. 2:1 La presencia de Dios se obtiene cuando guardamos sus mandamientos.
Es imaginarse que Dios está en todos lados Salmo 139: 7
Es esforzarse por conocer más a Dios.
Es cuando tenemos sabemos que tenemos la Vida Eterna.
Es saber que Dios nunca cambia. Hebreos 13:8
Es saber y experimentar que Dios es fiel. Sal 119:90
Es visualizar nuestro futuro según los planes de Dios y esperaré en Dios
La presencia de Dios es la que trasciende al tiempo y a la cultura.
Es una decisión. Salmo 63:8 Es la que nos pide fidelidad a Dios.
Es la que no nos deja buscar Ídolos.
La presencia de Dios es hacer cosas para Dios sin olvidarte de él.
Es pensar en la palabra de Dios durante todo el día. Salmo 39:3; Jer. 9:23-24.
Es cuando saber que Dios está en todo lugar y buscas su Mirada, su Rostro y su Palabra.
La presencia de Dios es demasiado profunda para medirla con emociones.


La presencia de Dios es El Amor que Dios nos tiene a nosotros,
¨Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy¨  1 Corintios 13:2

Sin la presencia de Dios no iremos a ninguna parte. Sin su Amor no realmente no somos nada.

Es Dios quien debe gobernar tu corazón ya que tus pies andarán por sus caminos y su presencia ira siempre contigo. Hebreos 3:15.