¿Y tú ya eres salvo?



Te has preguntado alguna vez ¿qué pasaría si mueres hoy? ¿adónde  pasarás tu eternidad, en el cielo o en el infierno?   Pensar en la muerte a nosotros los seres humanos no nos gusta porque no tenemos respuestas sabias respecto a nuestra muerte, toda nuestra atención la gastamos en nuestras vidas, en tratar de
ser  buenos, en trabajar, tener buena salud, vivir bien, comer, salir a pasear, etc.  pero muy pocas veces reflexionamos acerca de la muerte y si hay o no una vida eterna despues de ella.
Pero déjame decirte que tengo buenas noticias respecto a la vida y la muerte,  tanto así que estarás informado  acerca de dónde pasarás la eternidad.   Te explico: 

Todos nosotros somos pecadores y la paga de nuestro pecado es muerte

Romanos 2:23 “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios”.
Romanos 6:23 “Porque la paga del pecado es muerte, más el regalo de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor Nuestro”.

Pues el cielo es un lugar perfecto, donde no puede morar el pecado
Apocalipsis 21: 27 “No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira…” Está claro que ningún pecador podrá entrar al cielo, a la presencia de Dios.

Aunque decidamos ser buenos, nuestras buenas obras no nos salvan
Efesios 2:8-9 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues don de Dios; no por obras para que nadie se gloríe”. 

Dios nos ama tanto que envió a su único Hijo a morir por nosotros
Juan 3: 16 “De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en el crea no se pierda, mas tenga vida eterna.” Por la razón de que nadie se puede salvar por sí mismo Dios envió a su Hijo para pagar nuestra deuda.

Solo Jesús nos salva, pues él perdonó nuestros pecados
Col. 2:13 “Os dio vida juntamente con El perdonándonos todos vuestros pecados.”
Hace más de dos mil años Jesús murió por nuestros pecados y resucitó al tercer día para darnos vida eterna.

Hay que creer para tener vida eterna
Juan 6:47 “De cierto os digo: el que cree en mi tiene vida eterna…” . creer en Jesús es aceptarlo como tu salvador. Pues, finalmente Jesús lo hizo todo, él murió y resucitó al tercer día, solamente debes reconocer este hecho y creer en tu corazón.

Puedes estar seguro de tu salvación
Juan 6: 39 “Y esta es la voluntad del padre, el que me envío: Que todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero”
Juan 6: 47 “De cierto, de cierto os digo: El que cree en mi, tiene vida eterna.”
Note que Jesús empieza diciendo de cierto, de cierto os digo, que quiere decir ciertamente les aseguro, tengan la certeza... Es grandioso saberlo porque se que mi salvación no depende de mis emociones sino de la Palabra de Dios.   Estoy seguro que nada me puede separar del amor de Dios (Romanos 8:3).
El apóstol Juan escribió todo un capítulo para asegurarle al pueblo de Dios que ellos son salvos " Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna ..." (1 Juan 5:13)

Ábrele la puerta de tu corazón
Apocalipsis 3:20 “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abre la puerta, entrare a él, y cenaré con él, y él conmigo.”

Dios tiene un propósito para tu vida
Efesios 1:5 “… en amor habiéndonos predestinado para ser hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad.”
Juan 1: 12 “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”
Efesios 2:10 “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

En esto se resume el propósito para tu vida, o sea la nueva vida en Cristo: Ama a Dios sobre todas las cosas y ama a tu hermano como a ti mismo para ello necesitarás empezar a leer la Biblia y ponerla en práctica, orar y reunirte con otros creyentes.

Si leíste este mensaje y deseas aceptar a Jesucristo como tu salvador puedes hacer esta oración:
“Dios, reconozco que soy pecador y que no puedo salvarme por mis propios medios, reconozco también que tú eres Dios y que enviaste a tu Hijo Jesucristo para salvarme. Señor creo que moriste por mi en la cruz y resucitaste al tercer día para darme gratuitamente la vida eterna.  Ahora te abro mi corazón y te recibo como mi salvador personal.   Señor, ahora se que tú tienes un plan para mi vida, y te recibo como el Señor absoluto de mi vida y te pido que hagas de mi la persona que tú quieras que sea. Amén”

Si oraste y entregaste tu corazón al Señor Jesús Cristo escríbeme para celebrar y orar por tí. [CLIC..]